Archivo de la etiqueta: Historia

Imaginaria: Pulp Fiction [y 3]

Acabo esta pequeña serie sobre las novelas populares de trasfondo bélico con el número de septiembre de 1959 de True Action. Otra portada con vuelta a una supuesta historia real sucedida lejos de los campos de batalla de la anterior guerra mundial y con los japoneses como trasfondo igualmente.

pulpfiction-cEntre otras narraciones, se cuenta una intitulada Las 15 doncellas de la casa de espías del Coronel Mito, con el subtítulo (De los archivos del Kempetai, la extraña historia del desesperado plan japonés para salvar su decrépito imperio). Y ahí está el tal Mito auxiliado en la banda por un par de canes que más parecen de la Gestapo (quizá llegaron en submarino desde Alemania). De nuevo panoplia de beldades entaconadas de distinto tipo y misma condición, mientras nuestro audaz piloto norteamericano se entera de todo cual vecindonga cotilla. Tenga usted una casa de espías para que luego se vayan con otro. Ya se sabe que la donna é mobile y todo eso. El pastiche erótico-violento en su salsa.♦

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Imaginaria

Imaginaria: Pulp Fiction [2]

Portada de Male de octubre de 1958. El mundo ha cambiado y en ese momento se cuentan historias truculentas con espías del Kremlim como fondo, pero para dar vigor patrio al público, no se echan en saco roto otras historias pasadas de la guerra mundial, como la de aquel yanqui que mantuvo en alto el pabellón pese a la catastrófica caída de Singapur. Él solo vale por un ejército, qué tío.

pulpfiction-bEl último yanqui en Singapur y sus damas descalzas. La escena no puede ser más complicada. El yanqui sale de naja en una balsa de bambú, ingeniosamente dotada de paletas a popa que se mueven mediante la tracción trasera del coche. No sólo escapa con las cinco últimas beldades para él solo, sino que además se lleva el coche y la gasolina para el invento. Se entiende el cabreo de los nipones allá a lo lejos. El peligro, la muerte y la sensualidad, la delgada línea que separa el placer del dolor, siempre corren parejos en muchas de estas portadas. Al héroe se le supone buen gusto, no hay ninguna descalza fea y además hay donde escoger: rubia, pelirroja y morenas. Las occidentales vestidas a su usanza (menos ropa sería ya un descoque) y las orientales a la suya, que con el calor que hace por esos pagos, ¿a qué complicarse?. Las orientales son sumisas y tímidas, pero las occidentales hay están, valientes, activas y de armas tomar, nunca mejor dicho. Curioso también el vehículo enemigo en lontananza, parece enteramente un semioruga M3,  ¿sería capturado?.

Bajo el título de esta emocionante historia se lee: Resistiendo con cinco chicas de fiesta, mantuvo vivas las esperanzas de una victoria Aliada en el Sureste Asiático… ¿No quedamos que eran damas descalzas en lugar de chicas de fiesta? ¿No era que resistía en lugar de huir como es evidente? Da igual, ¿quién quiere lógica cuando se trata de pasar el rato?. Anda que si el yanqui no hubiese sido tan ignaro y hubiese leído este número de Male, le da la vuelta a la balsa y gana la guerra él solo.♦

4 comentarios

Archivado bajo Imaginaria

Imaginaria: Pulp Fiction [1]

Así llaman en inglés a esas novelitas y noveluchas populares de escaso precio que se vendían por decenas de miles en los Estados Unidos desde finales del siglo XIX hasta los años 50 del pasado. El denominativo Pulp Fiction, o simplemente Pulp, resulta bastante enrevesado, ya que deriva de la pulpa o pasta de papel (barata en este caso) en la que se imprimían estas obras. No eran propiamente cómics o tebeos, ya que no solían tener ilustraciones salvo en las portadas. Eso sí, había que hacerlas de lo más atractivas para ese público ansioso de gastar unos centavos en algo que leer en cualquier parte que se terciase. El invento, como puede suponerse, dio de comer a bastantes escritores y dibujantes en ciernes. Algunos de ellos, como suele pasar, llegaron a destacar posteriormente y otros, los más, acabaron en nada y se esfumaron con el correr del tiempo. Algunos personajes también saltaron a otros medios como los tebeos o el cine, haciéndose universalmente famosos:  el Zorro, Tarzán, el Coyote o Conan el Bárbaro.

Géneros hubo muchos, algunos siempre tuvieron lectores a patadas (novelas policíacas, de aventuras, amoroso-eróticas, etc.). El género bélico, sin embargo, con ser también popular, supongo que vendería más contando historias relacionadas con las tensiones internacionales anteriores a las dos guerras mundiales y con narraciones postbélicas llenas de heroismo, sacrificio y su migaja de suerte, astucia y casualidad, que tampoco debe faltar. Este género tendría sus alzas y bajas según el momento y la historia, como ha ocurrido en el cine.

pulpfiction-aArgosy es considerada una de las primeras novelas pulp de la historia, ya que empezó a editarse a fines del XIX. Este es el número del 16 de julio de 1938. Un maléfico poder oriental amenaza a los Estados Unidos por mar y aire con el país en pleno aislacionismo (América de brazos cruzados en un mundo enloquecido, se lee en portada). Nada en la ilustración indica explícitamente que se trate de Japón, pero se sobreentiende por el cruel caballero medieval, que más parece vestido de romano, y por un leve punto rojo bajo las alas de los aviones. Lo de vestirlo a la antigua usanza es para denotar que este agresor es un viejo imperio del otro lado del mundo (blanco y en botella…). Los buques agresores, sin embargo, no llevan banderas que los delaten, ya que en ese momento los dos países aún tenían relaciones diplomáticas. Curiosa y profética ilustración: tres años y medio después el puño del malvado oriental cayó sobre Hawai. Y no fue una historieta.♦

2 comentarios

Archivado bajo Imaginaria

Imaginaria: Minutos musicales con sabor cañí

La semana pasada escuchábamos algunas marchas japonesas actuales. Nuestra Ganando Barlovento de la Armada, del compositor Ramón Sáez de Adana, no tiene nada que envidiar a las más conocidas del mundo. Es una magnífica marcha naval de la que me gusta hasta el nombre. No suelo ser de marchas militares españolas, que me suenan, salvo alguna excepción, a zarzuela o a corrida de toros. Ya que uno ha tenido que desfilar alguna que otra vez, una pena no haberlo hecho con esta música de fondo.♦

4 comentarios

Archivado bajo Imaginaria

Imaginaria: Minutos musicales con sabor oriental

La música es también para imaginar, así que aquí va una sección sonora para oidos sin cerumen. La banda interpreta en sucesión la marcha de las Fuerzas de Tierra del Ejército de Autodefensa japonés, la de la Marina (la famosa Gunkan Kōshinkyoku, o Marcha de los Acorazados) y la de la Aviación. Muy japonesas las dos primeras y algo más estilo europeo la tercera, me gusta menos. Suena bien del copón.♦

2 comentarios

Archivado bajo Imaginaria

Imaginaria: Pintando el primer A400M español

1 comentario

Archivado bajo Avión, Imaginaria

Imaginaria: Fabricando el Renault 4CV

renault4cv-0Fábrica Renault en Billancourt (pegado a París) en 1952. Así se fabricaba el modelo 4CV por entonces.  Llama la atención la cantidad de tareas manuales que se realizaban en comparación con la automatización robótica de hoy. Casi todas las imágenes las tomé bicheando un buen día de forum-auto.com (foro automovilístico francés) y me parecieron curiosas.      renault4cv-1Montaje de motores. En la foto de la izquierda puede verse el volante de inercia (dentado) que va unido a la caja de cambios. En el centro, dos operarios con el motor entre manos y a la derecha parece que vemos la caja de cambios.

renault4cv-2Almacenamiento de motores terminados a la izquierda. A la derecha, la manita de pintura correspondiente. Obsérvese el curro con boina pero sin máscara ni gafas de protección, cosa impensable hoy. Viva la seguridad en el trabajo.

renault4cv-3Laminado de la carrocería. A la izquierda, el moldeado del techo del vehículo y a la derecha el resultado.

renault4cv-4Más laminado. A la siniestra podemos ver parcialmente las láminas laterales de la carrocería. A la derecha supongo que estarán cortando o mecanizando alguna pieza también de la carrocería. Los trabajadores, con lo puesto, el mono y poco más.

renault4cv-5Mecanizado de la carrocería. Las mujeres, al igual que los hombres, sin protección y en ropa de calle. Qué mona la rubia, ¿qué estaría haciendo en esa foto? La morena se ha colado de rondón y parece una menina traída del siglo XVII.

renault4cv-9Trabajando los interiores.

renault4cv-6Más interiores y exteriores. Panel trasero y montaje de puertas.

renault4cv-7Traslado de carrocerías terminadas (izquierda) con otro modelo furgoneta que desconozco. Trabajo en las partes bajas, siempre tan delicadas. Como ya se ha visto, los currantes sin casco ni cosa que se le parezca.

renault4cv-8Sección dar cera-pulir cera a la izquierda. A la derecha parece que ya se les han incorporado los motores.♦

3 comentarios

Archivado bajo Auto, Imaginaria