Revisión 114

Hace un rato acabo de publicar la revisión 114ª (se lee centésima décimocuarta, no “cientocuatroava”, como algún ignorante ministro de Glez. dijo una vez). Nunca imaginé que llegara a 50, ni siquiera que sobrepasase ese número. Para un tío solo, sin equipo ni respaldo alguno y que se tiene que pagar su web por pura afición, creo que no está mal. No es lloriqueo, no es más que la verdad.

A mí en realidad las revisiones de maquetas que me gustan (las que considero realmente bien hechas y que yo haría si supiera/pudiera hacérmelas pagar a cambio de mi tiempo) son las que publica el amigo Terry Ashley en PMMS. Hay otras webs de mérito que revisan aviones, barcos y otras novedades, pero en mi opinión, ninguna como esa por la exhaustividad en el análisis, la claridad de las imágenes y la información que se puede extraer de cada artículo. No es de extrañar que Ashley las publique con cuentagotas, le deben de llevar días y días escribirlas y editarlas. Tampoco es casual que su web esté a reventar de publicidad y tenga miles de visitas diarias buscando las novedades del mercado que los fabricantes le hacen llegar, no como yo, que me tenía que poner a buscarlas por doquier cada día para la otra bitácora. Y encima de balde. Aficionado…

Naturalmente la cosa no está en la cantidad, sino en la calidad. Las mías tienen de todo. Las primeras dan mucho el cante y son más emocionales que objetivas: todo es muy bonito, estupendo, maravilloso… Hasta pasé por alto que el “fenomenal” P-38 de Hasegawa tiene los paneles en relieve. Qué zoquete. Ahora voy más al grano, ignoro si es porque me cuesta más trabajo escribirlas o  porque me dedico más a hacer maquetas que a comentarlas. Será un poco de todo eso. Es raro que relea un texto después de publicarlo a no ser que lo revise en busca de errores u omisiones. Más que nada no lo hago porque borraría casi todo lo que escribo. Debe ser instinto caníbal con unas gotas de vergüenza torera. Una revisión que sí me gustó escribir y que confieso haber releído es la que publiqué sobre el Mustang ‘North Africa’ de Academy, una maqueta que me sorprendió muy gratamente.

Por lo general, las maquetas objeto de mis revisiones, y no hay más que ver la de hoy, suelen estar más pasadas que las maracas de Machín. Eso se debe a un triple motivo: primero porque no soy un tipo que compre mucha novedad, como no sea algo realmente distinto, muy bueno y relativamente original (y me lo pueda permitir, claro). Hay gente que se compra la última maqueta que sale de Panther G si es buena, o el último Bf-109 aunque tenga ya 4 idénticos pero de otras marcas en el almacén. A mí no me suele dar por ahí, cuando puedo pillar algo nuevo, es porque no lo tengo y me interesa el tema. En segundo lugar, porque me van las maquetas viejas, feas, raras, malas, curiosas u olvidadas. Ahí está el OT-26 de Zvezda para demostrarlo y los dos LAV-25 de Italeri que estoy haciendo, en vez de venderlos al peso y con lo poco que me den y algo más, pillarme un Stryker de AFV Club. Prefiero una maqueta rara o poco vista de Eastern Express a un Fw-190 de Tamiya. Rarezas (quizá jilipollez). El tercer motivo es que, aunque disponga de una novedad interesante para comentar, es realmente difícil poder hacerlo en poco tiempo sin que un montón más de nuevas maquetas hayan inundado el mercado y focalicen la atención de los lectores. Las novedades de hace una semana están ya casi pasadas de moda, y las de hace un año parecen del medioevo. Yo creí que con la crisis iban a salir bastantes menos maquetas, pero qué va… Esto ha cogido una marcha, que ya no para ni en los meses de verano como antes. Ya veremos qué mes de julio nos vamos a pegar con el P-51 1/32 de Tamiya y lo que se avecina de Trumpeter y otras marcas.

Como en otras facetas de mi vida, creo que en esto de las revisiones moriré (también) con las botas puestas. Mientras me queden ganas de seguir aporreando el teclado y algún tiempo para hacerlo, ahí estaré.

Anuncios

Comentarios desactivados en Revisión 114

Archivado bajo Avión, Modelismo

Los comentarios están cerrados.